miércoles, 13 de febrero de 2013

Pinceladas atrapantes

             Hoy les traigo el microrrelato que presenté este mes en el certamen del blog Esta noche te cuento 
Se trata de un certamen mensual en el que se presentan relatos bajo una temática dada, que cambia mes a mes. En febrero tocaba: El retrato. Cada microrrelato debe tener un máximo de 200 palabras y creo que éste tiene justo esa cantidad.

        Para leer el relato en Esta noche te cuento hacer click sobre el nombre del mismo: "Pinceladas atrapantes" y sino aquí abajo aparece completo. 


Pinceladas atrapantes
Una mujer contemplaba la pintura que plasmaba el retrato de un hombre anónimo, creación del artista ya fallecido hacía cientos de años.

¡Qué facciones! La piel blanquecina, delineada a la perfección y perfilada por negros cabellos. Los ojos oscuros y profundos miraban escrutadores y embargando de emociones a quien los vislumbrara. Los labios, no demasiado rellenos y un poco amplios para el pequeño rostro, aunque le daban un carácter exótico.
No pudo soportarlo más, tenía que alcanzar ese rostro. Hacía tiempo que los veía desfilar por delante, pero nunca antes había sentido la imperiosa necesidad de posar su palma sobre uno como sobre aquel.
De pronto, las luces centellearon y la pintura comenzó a ondular hasta sacudirse frenéticamente, asustando a la fémina que miraba el acontecimiento con ojos desorbitados. La cara del hombre se separó del paño con dificultad, como si un intenso pegamento lo mantuviera cautivo. Una mano escapó del cuadro y rozó apenas la tersa mejilla femenina. La expresión masculina evidenciaba el sinfín de emociones que lo invadían: veneración, alegría, esperanza, incredibilidad… La vida se encontraba a solo un paso.
—Si me ayudas, creo que podré sacar el resto de mi —arguyó el retrato.


2 comentarios:

  1. Acabas de recordame algo que me ocurió en el museo del Prado en una de mis primeras visitas. Estaba viendo los caballeros del Greco y de pronto me vi mirando fijamente uno de ellos.Estaba abducida por la mirada, tenía la impresión que me estaba mirando. Tras un buen rato de contemplación y tras ver que el vigilante debía de imaginar que iba a llevarme el cuadro, je je je, salía de la sala y tuve que volver la mirada porque seguía teniendo la impresión que me miraba...
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elva sé a qué te refieres, me identifico contigo en la sensación que te invade cuando estás frente a una pintura y sientes como eres atrapada por la imagen que tienes delante. Con solo alzar la mano, pareciera que tus dedos podrían traspasar el lienzo y sumergirte en aquel mundo que se esconde dentro del marco.
      Además, la pintura es otra de mis grandes pasiones. Cuando tomó un pincel y comienzo a deslizarlo por el lienzo, el tiempo transcurre sin que me percate y puedo estarme horas ajena a todo a mi alrededor.
      Gracias por contarme tu experiencia y por leerme.
      Besos

      Eliminar